En su partida de pastel, Nahuel nos regaló este emotivo mensaje a todo el equipo, la noche previa a disputar la Final del Mundial de Clubes en Qatar